Eres el visitante n° 7148
INICIO
SECCIONES
Agricultura
Agroimpacto
El viejo vizcacha
Forestación
Ganadería
Hortifruticultura
Helicicultura
Meteorología
Producciones alternativas
Producciones orgánicas
Forrajeras megatérmicas y subtropicales
Programa Biofeed

SERVICIOS
Publicar Clasificado
Venta y Alquiler de Campos
Clasificados
Links de Interés

CONTACTO
Contacto

Cosecha de semilla de alfalfa


La preparación del cultivo para la cosecha directa se realiza aplicando un desecante químico cuando casi la totalidad de los carreteles se encuentran maduros, es decir cuando más del 75% de las vainas presentan un color marrón oscuro.

Los desecantes más usados son paraquat (Gramoxone (r), L20% i.q.) y diquat (Reglone L (r) 20% i.q.), ambos aplicados a una dosis de 2 a 2,5 l del formulado/ha., y un volumen de agua no inferior a 80 a 100 l/ha., más el agregado de un mojante no iónico al 0.05 - 0.10%.

Las aplicaciones aéreas son asimismo muy eficaces, con volúmenes de agua no inferiores a los 15 a 20 l/ha. Para que la aplicación resulte efectiva el stand de plantas debe ser abierto y erecto, con un bajo contenido de humedad del suelo para inhibir el rebrote de la corona. Si el cultivo tiene gran densidad, abundante follaje o se halla muy enmalezado, es necesario efectuar dos aplicaciones diferidas de 2 a 4 días una de otra.

Con el cultivo desecado (un contenido de humedad en hojas y vainas del 15 al 20% y del 50% en tallos) debe iniciarse inmediatamente la cosecha para evitar pérdidas por desgrane. Esta operación se realizará de 3 a 5 días después, con altas temperaturas y de 5 a 7 días con temperaturas menores. Efectuando un correcto ajuste del equipo de cosecha, las pérdidas producidas son mínimas.

Introduzca el texto que desea buscar
Desarrollo Web: Ynnova